Beneficios de la jardinería y el contacto con la naturaleza en la tercera edad

Beneficios de la jardinería y el contacto con la naturaleza en la tercera edad

Los beneficios de la jardinería y el contacto con la naturaleza en la tercera edad pueden ser mayores a los que muchas veces podemos pensar en una primera instancia. De hecho, pueden llegar a ser actividades terapéuticas.

Esto es porque la jardinería y la naturaleza no son exclusivamente una actividad recreativa. Ofrecen beneficios tanto físicos como sociales y emocionales. De esa forma, contribuyen al bienestar de forma significativa.

Esto es especialmente relevante teniendo en cuenta que la tercera edad es un momento de la vida en el que el cuidado de la salud y el bienestar emocional son aspectos fundamentales para mantener una alta calidad de vida.

El simple acto de cultivar un jardín y contactar con la naturaleza puede fortalecer los lazos emocionales y aliviar el estrés. También ayuda a mejorar la salud física y mental, tanto de las personas mayores como de aquellos que se preocupan por su cuidado.

Beneficios de la jardinería y el contacto con la naturaleza en la tercera edad:

La jardinería y el contacto con la naturaleza ofrecen una gama de beneficios importantes para las personas mayores. Más allá de ser una actividad recreativa, trabajar en un jardín proporciona una oportunidad para mejorar la calidad de vida. No solo ayuda al bienestar emocional, sino que también estimula los sentidos y fomenta la actividad física.

Desde mejorar la fuerza y la flexibilidad hasta reducir el estrés y la ansiedad, la jardinería se convierte en una terapia completa para el física, cognitiva y emocional de las personas mayores. Mediante el cultivo de un jardín, pueden experimentar una sensación de logro y propósito, así como disfrutar de una mayor calidad de vida en su jubilación. Veamos los principales beneficios:

Beneficios a nivel emocional:

A nivel emocional, la jardinería y el contacto con la naturaleza son especialmente significativos para las personas mayores. En primer lugar, estas actividades ofrecen un escape reconfortante de las tensiones y preocupaciones diarias, lo que resulta en una notable reducción del estrés y la ansiedad. Sumergirse en la belleza serena de un jardín o pasear por senderos naturales permite a los mayores desconectar de las presiones de la vida diaria y encontrar un espacio de calma y tranquilidad.

Además, la jardinería y el contacto con la naturaleza se han asociado con una disminución de los síntomas de depresión en las personas mayores. La exposición regular a la luz natural y el aire fresco, junto con la actividad física suave que implica la jardinería, estimulan la liberación de endorfinas y otros neurotransmisores relacionados con el bienestar emocional.

Este efecto positivo en el estado de ánimo puede ser especialmente beneficioso para aquellos que luchan contra la depresión en la tercera edad, ofreciéndoles un medio natural y terapéutico para mejorar su salud mental.

Asimismo, la jardinería proporciona a las personas mayores una sensación de logro y propósito. Trabajar en el jardín puede ser difícil en ocasiones, por lo que ver los frutos resultantes (las flores, las plantas, etc.), puede ser increíblemente gratificante, generando un sentimiento de realización y satisfacción.

Este sentido de logro no solo eleva el estado de ánimo de las personas mayores, sino que también refuerza su autoestima y confianza en sí mismos.

Beneficios de la jardinería y el contacto con la naturaleza en las personas mayores

Beneficios a nivel cognitivo y sensorial:

A nivel sensorial la jardinería y el contacto con la naturaleza ofrecen una experiencia enriquecedora para las personas mayores. La interacción con el entorno natural estimula los sentidos de una manera única, mejorando la conexión con el entorno y promoviendo una mayor cognición.

Uno de los beneficios más destacados es el impacto positivo en el sentido del olfato. Los olores y aromas pueden despertar recuerdos y emociones, así como inducir una sensación de calma y bienestar. Este estímulo sensorial no solo mejora el estado de ánimo, sino que también puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad en las personas mayores.

Además, la jardinería y el contacto con la naturaleza ofrecen una variedad de texturas que pueden ser estimulantes para el sentido del tacto. Las diferentes texturas proporcionan una experiencia sensorial que no solo promueve la exploración y el descubrimiento, sino que también mejora la percepción sensorial y la coordinación motora en las personas mayores.

Otro aspecto importante es el impacto auditivo del entorno natural. Los distintos sonidos pueden contribuir a la mejora del estado de ánimo, así como también promueve la concentración y la atención en las personas mayores. Esto a su vez puede tener beneficios significativos para la cognición y el bienestar general.

Beneficios a nivel físico:

Una de las ventajas más destacadas a nivel físico es la mejora de la fuerza, la flexibilidad y la coordinación. La jardinería implica una variedad de movimientos, como cavar, plantar, podar y regar, que ejercitan diferentes grupos musculares y promueven el desarrollo de la fuerza física.

Además, trabajar en el jardín también fomenta la flexibilidad, ya que requiere movimientos repetitivos y una amplia gama de movilidad en las articulaciones. Esta combinación de fuerza y flexibilidad puede ayudar a prevenir lesiones y mejorar la capacidad funcional en las actividades diarias.

Sin embargo, no todas las personas mayores tienen la misma capacidad. Por ello, es necesario adaptar las actividades de jardinería a las capacidades y necesidades individuales de las personas mayores.

En primer lugar, es crucial comenzar con tareas simples y de bajo impacto, como la siembra de semillas o la recogida de hojas, para permitir que las personas mayores se familiaricen gradualmente con la actividad y eviten el agotamiento físico.

Además, se recomienda proporcionar herramientas de jardinería ergonómicas y de fácil agarre que faciliten el manejo y reduzcan la tensión en las manos y las articulaciones. Otra estrategia útil es dividir el trabajo en sesiones cortas y alternar períodos de actividad con descansos para evitar la fatiga excesiva.

Además, se pueden realizar modificaciones en el entorno del jardín para mejorar la accesibilidad y la seguridad.

Al adaptar las actividades de jardinería a las necesidades individuales de las personas mayores, se puede garantizar una experiencia segura, gratificante y beneficiosa para su salud física y bienestar general.

Beneficios de la jardinería y el contacto con la naturaleza en la tercera edad a nivel social:

La jardinería no solo es una actividad terapéutica y enriquecedora a nivel personal, sino que también puede fomentar la interacción social y fortalecer los lazos con la comunidad en personas mayores. Participar en actividades de jardinería grupales, como clubes de jardinería o programas de voluntariado, puede ofrecer oportunidades valiosas para la conexión interpersonal y el apoyo mutuo.

Estas actividades brindan la oportunidad perfecta para fortalecer también los lazos con vecinos, familiares o amigos, ya que pueden compartir experiencias en un entorno relajado y enriquecedor. Desde cuidar jardines comunitarios hasta organizar caminatas por senderos naturales, estas interacciones informales promueven un sentido de camaradería y conexión con los demás.

Además, trabajar juntos en proyectos de jardinería o disfrutar de actividades al aire libre puede fomentar el trabajo en equipo, la cooperación y la solidaridad, lo que contribuye a la construcción de relaciones sociales sólidas y significativas en la vida cotidiana de las personas mayores.

Contáctanos

This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.

© FundaciónFASS 2021 - Todos los derechos reservados