cuidados mayores en cama

En situaciones determinadas de la vida, más aún en personas de la tercera edad, es posible que estos pacientes requieran de un reposo constante en cama. Bien por una enfermedad o patología temporal, o por causa física directamente relacionada con el cansancio y la edad, estas circunstancias requieren de un protocolo de cuidados. Resulta vital conocer cómo cuidar de una persona mayor encamada. Algo que los cuidadores a domicilio y empleadas saben a la perfección dada su profesión.

Para conocer más acerca de qué hacer y cómo tratar de una persona mayor encamada, analizamos y proponemos una serie de consejos de gran ayuda. Aspectos prácticos para conseguir un mayor confort y ofrecer el mejor cuidado y bienestar para un anciano y persona mayor que se encuentra en la cama sin poder moverse en exceso.

Consejos para cuidar a personas encamadas

Una persona encamada está sometida a cierta presión y está también más expuesta a la aparición de algunas patologías físicas. Todo esto lleva a un estado de estrés y de cansancio que hay que llegar a comprender para poder ayudar a estos pacientes postrados en cama. Por eso, una de las primeras recomendaciones es tener toda la empatía posible para tranquilizar a la persona.

Esta situación de mermada movilidad de este tipo de personas provoca que sean muchas las atenciones necesarias para el día a día y sus cuidados personales e higiénicos. Incluidos en estos cuidados se encuentran todos los atribuidos a favorecer el bienestar y la comodidad, la alimentación, la higiene, el acompañamiento, asistencia sanitaria mínima, y cualquier atención complementaria que pudiera necesitar el paciente.

Un trabajo de asistencia para que, tanto a nivel físico como mental, esté lo mejor asistido posible durante su estancia y recuperación -en el mejor de los casos- en la cama.

Mejores cuidados para ancianos en cama

¿Cuáles son los cuidados más necesarios para un anciano encamado? Son muchos, y muy necesarios, las atenciones prioritarias para este tipo de personas. Sobre todo, porque un buen cuidado prevendrá de ciertas infecciones, enfermedades y patologías que pueden verse afectadas si no se realizan correctamente unas técnicas sanitarias y de atención.

Entre los cuidados primarios que se deben realizar a este tipo de pacientes longevos que están postrados en una cama sin apenas moverse se encuentran.

Cuidados de aseo e higiene

Estos cuidados son fundamentales, sobre todo para pacientes de estas características, sin independencia y apenas movimiento. Una buena higiene contribuye a mejoras en salud y comodidad de la persona atendida. Pese a que pueda acarrear situaciones embarazosas, es necesario acostumbrarse a ello para crear un ambiente de relajación y complicidad entre el cuidador y el paciente.

Este aseo para personas encamadas es vital para evitar la proliferación de bacterias y hongos, para activar la circulación, evitar llagas, crear bienestar, y mejorar el sueño. La higiene incluye desde la cara a todo el cuerpo.

Para ello hay que proveerse de materiales y jabones esenciales recomendados para el cuidado de la piel de estas personas.

Alimentación de personas encamadas

La alimentación de los ancianos y mayores en cama también tiene una gran importancia. Debe ajustarse una dieta a estas condiciones de extremo sedentarismo. Asimismo, la ausencia de ciertas vitaminas y nutrientes puede provocar úlceras.

Es necesario asegurar los nutrientes necesarios al día a día, y acostumbrar a la persona mayor a comer en una postura en posición sentada para evitar posibles atragantamientos.

Movimientos y actividad

Pese a la situación en la que se encuentran estas personas, conviene fomentar la actividad y el movimiento de los músculos del cuerpo. Si esta persona está en disposición de moverse levemente con ayuda, es necesario seguir patrones de actividad y ejercicio para moverse y evitar estancias prolongadas en las mismas posiciones.

Estas acciones también ayudan a evitar que aparezcan úlceras en la piel y heridas cutáneas a causa de permanecer siempre en una misma postura en la cama.

Cuidados externos

Hay que tener en cuenta, además, otra serie de cuidados añadidos para mejorar la comodidad con la persona mayor dependiente. Entre ellas algunas recomendaciones como:

-Utilizar colchones antiescaras y sabanas que no rocen

-Cambiar las sábanas y la ropa con periodicidad

-Airear la habitación cada día para evitar una larga exposición sin renovar el aire

-Fomentar actividades de ocio como lectura, películas, juegos, conversaciones…