Golpes de calor en las personas mayores

golpes de calor en mayores

La predicción general de temperaturas de nuestro país para los próximos días según la AEMET vendrá marcada por “temperaturas significativamente altas en buena parte del interior peninsular y en Baleares.”

Con estas previsiones es tremendamente importante prestar una muchísima atención a los posibles golpes de calor sobre todo en las personas mayores.

Según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) la inferior sensación térmica de calor de las personas mayores hace que no tengan la necesidad de protegerse de las altas temperaturas.

En esta entrada de Blog queremos explicaros:

  • Cómo evitar los golpes de calor
  • Cuales son los síntomas de los golpes de calor
  • Qué hacer cuando se produce un golpe de calor.

Estrategias para evitar golpes de calor

Ya sabemos que las mejores estrategias para evitar los golpes de calor son:

  • Mantener una buena hidratación: consumir agua y líquidos aunque no se tenga sensación de sed.
  • Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
  • No realizar ejercicio ni deportes en momentos de calor.
  • Planificar comidas ligeras.
  • Evitar la exposición al sol sobre todo en las horas más críticas (entre las 12,00 y las 16,00).
  • Mantener una adecuada ventilación de la vivienda intentando realizarla a primera ahora de la mañana y protegiendo la entrada de calor durante el día.
  • Evitar llevar ropa ajustada
  • Utilizar sombreros y gorras que nos protejan del sol.
  • No permanecer en vehículos estacionados.

Síntomas golpe de calor o insolación

Para identificar adecuadamente si estamos ante un golpe de calor o insolación deben estar muy atentos a los siguientes síntomas:

  • Sensación de debilidad.
  • Sed intensa y sequedad en la boca.
  • Fiebre.
  • Confusión, agitación, dificultad en el habla.
  • Dolor de cabeza.
  • Desmayos.
  • Piel seca o sudoración excesiva.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolores de estómago, falta de apetito.
  • Respiración agitada o pulso excesivo.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Hiperventilación.

Estos síntomas pueden servirnos como señal de alarma para identificar a una persona que puede estar sufriendo un golpe de calor o insolación.

Todas las auxiliares que trabajan con la Fundación a través de la actividad de Supervisión tienen muy en cuenta dia a dia todas estas situaciones porque suponen un pilar basico en los cuidados de las personas mayores a las que acompañan.

¿Qué hacer cuando se produce un golpe de calor o insolación?

Si identificamos que la persona está sufriendo un golpe de calor o insolación la forma de actuar es fundamental para evitar que la situación se agrave, para ello lo que debemos hacer es:

  • Llamar a urgencias al 911: Si consideramos que la situación es grave, lo primero que debemos hacer es coordinar con los servicios de emergencia, mientras intentamos seguir el resto de pautas.
  • Poner a la persona a la sombra.
  • Quitarle el exceso de ropa.
  • Aplicar paños mojados principalmente en cuello, axilas e ingles: Para bajar la temperatura corporal, esto nunca debe de hacerse de forma brusca, sino progresiva.
  • Hidratar mediante agua: El agua debe ser fresca y no fría. Con una ingesta de pequeños sorbos y no de golpe.
  • Colocar a la persona semisentada con la cabeza levantada para favorecer la respiración.
  • En caso de que la persona no se recupere, habría que tumbar a la persona con las piernas flexionadas.

Golpes de calor tratamiento

Fuentes:
Sociedad Española de Geriatría y Gerontología: “RECOMENDACIONES PARA EVITAR LOS GOLPES DE CALOR EN LAS PERSONAS MAYORES”.

Si necesita ayuda para el cuidado y acompañamiento de una persona mayor, ya sea en verano o de forma permanente, contacte con la Fundación Atilano Sánchez Sánchez, en el formulario que le dejamos a continuación, podremos resolver todas sus dudas.