salud en la vejez

A lo largo de la vida vamos teniendo diferentes ocupaciones que nos mantienen muy activos como el trabajo o la familia. Cuando ya se acerca la edad de jubilación esto cambia, ya que los hijos se independizan y de pronto no hay que ir más a trabajar. Por ello es importante entender que gestionar todos estos cambios puede ser a nivel emocional y práctico un reto. A continuación, vamos a hablar de algunas ideas que pueden ayudar a conseguir una vejez activa y sana:

Este es el mejor camino para envejecer de una forma saludable.

Planificar el tiempo

El tiempo libre es una de las cosas más valiosas de este periodo de la vida, pero también puede ser agobiante. Por eso, es fundamental establecer una rutina que te permita hacer, a lo largo del día, las pequeñas obligaciones, incluyendo también actividades que te gusten y te hagan sentir bien.

Para ello, será de ayuda tener horarios para la hora de levantarse, las comidas, las tareas y los entretenimientos.

Tener hábitos de vida saludables

El punto anterior nos lleva directos a hablar de la importancia de hacer que esta rutina sea sana. La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que el envejecimiento saludable comienza con “hábitos saludables en fases anteriores de la vida”. Por ello, cuanto antes nos pongamos a ello, mejor. Esta rutina sana implica a nuestro cuerpo y nuestra mente.

Mantener un cuerpo sano

Es fácil decirlo, pero la práctica conlleva una serie de rutinas y actividades diarias que ayudarán a mantener el cuerpo en las mejores condiciones para afrontar la vejez. Unas recomendaciones que son realmente necesarias desde la juventud para crear ese hábito y acostumbrar al cuerpo a un buen estado de forma.

Entre los hábitos principales para mantener un cuerpo sano se encuentran estos que pasamos a aconsejar:

Cuidar la alimentación

mantener una dieta equilibrada, basada en el consumo de frutas, verduras, legumbres, carnes, pescados y azúcares en la proporción adecuada.

Una idea que, además de promover la alimentación saludable, hace que sea más divertida, es buscar diferentes recetas para hacer nuevos platos. Para esto podemos usar libros de recetas, páginas de internet y simplemente preguntar a las personas de nuestro entorno. Esto además nos aportará una interacción con los demás y un nuevo tema de conversación, y quién sabe, quizá un nuevo entretenimiento.

Rigurosidad en las revisiones médicas

es muy importante hacerse chequeos médicos de forma regular a lo largo de nuestra vida. Aunque a esta edad resulta fundamental. Esto nos permitirá detectar a tiempo cualquier problemática de mayor o menor gravedad y disponer de herramientas como las gafas o los audífonos que nos permitirán aumentar nuestro bienestar ya que nos permitirán ser más autónomos y relacionarnos mejor con el entorno y con los demás.

Mantenerse en forma

El deporte tiene diversos beneficios biológicos y psicológicos. Permite aumentar la resistencia física, la fuerza o la flexibilidad, previene lesiones musculares, mejora los reflejos, el equilibrio y la coordinación, lo cual reduce el riesgo de caídas. Para saber más puedes informarte en nuestra entrada sobre formas en las que puede hacer deporte una persona mayor.

Tiempo y calidad del sueño

Para esto es importante tener una rutina con horarios y hacer lo que llamamos una higiene del sueño. Esto consiste en detectar aquello que nos impide dormir bien como pueden ser pequeñas luces, ruidos o el ver películas que nos activen mucho antes de dormir. Y buscar aquellas cosas que nos ayudan a dormir mejor como por ejemplo cenar ligero o hacer algo relajante antes de dormir. Para saber más sobre la rutina de sueño en personas mayores puedes informarte en nuestro blog.

Mantener la mente sana

Es importante mantener la mente activa y tener proyectos a futuro. Antes hablamos de incluir cosas que nos hagan sentir bien en nuestra rutina. Estas pueden ser hobbies o entretenimientos que ya tenías, o el inicio de otros nuevos. Algunos ejemplos pueden ser la lectura, conocer lugares nuevos, cocinar, hacer puzzles, costura, trabajo con madera o jardinería, entre muchos otros.

Una manera de poder continuar haciendo estas actividades cuando la vista o las manos empiezan a fallar es buscar libros con letras más grandes. Así como agujas y lanas más grandes para los que estén interesados en estas actividades.  También se puede aplicar esto a puzles de piezas grandes o a macetas con plantas colocadas sobre mesas para no tener que agacharse.

Además de tener proyectos que te ilusionen y te sientas capaz de hacer, tenemos otras herramientas para aumentar el bienestar en nuestro día a día como tratar de disfrutar el momento siendo consciente del mismo, hacer una lista con aquellas cosas que van bien en nuestra vida, la meditación y los ejercicios de relajación, el quererse a uno mismo y el agradecimiento.

Adaptación de la casa

Puede que ahora haya cosas para las que se necesiten más tiempo, se tengan que tomar más precauciones o se necesiten ciertos apoyos con la vejez. A la vez, también es importante seguir sintiéndose capaz e independiente. Una de las maneras de hacer esto compatible, es adaptar la casa a esta nueva etapa, por ejemplo, cambiando la bañera por una ducha para facilitar el aseo, disminuir el número de escaleras de la casa o poner las cosas accesibles, seguras y cómodas.

Relaciones sociales

La soledad es uno de los mayores problemas que sufren las personas mayores. Por ello es importante combatirlo de forma activa tanto por parte de la persona mayor como por la de su entorno. Tener un hábito de contactar con la gente que quieres como familiares o amigos es fundamental. También las llamadas telefónicas periódicas generan bienestar. También se pueden buscar nuevos círculos sociales mediante grupos organizados para hacer actividades que te interesen como pasear, visitas de museos, hacer manualidades, clubs de lectura o la universidad de mayores.

Actualmente, debido al Covid-19, estamos en una situación de alto aislamiento social, por ello hay que hacer un esfuerzo más que nunca y estar en contacto por medio de llamadas telefónicas o videollamadas a las personas que queremos e interactuar con los que tenemos más cerca como vecinos, familia o amigos.