Cómo afrontar una consulta médica para una persona mayor

cómo afrontar una consulta médica para una persona de la tercera edad

Cómo afrontar una consulta médica para una persona mayor tiene sus complicaciones. Es fácil sentirnos perdidos, no tener claro cómo preparase, qué aspectos es importante preguntar, etc. Ya en esta entrada de blog analizamos cómo acudir al médico con una persona mayor, especialmente si ésta es reticente.

Sin embargo, la consulta geriátrica no solo es un momento para obtener respuestas médicas, sino también una oportunidad para fortalecer la colaboración entre cuidadores y profesionales de la salud. Como cuidador principal, tu papel es esencial en garantizar el bienestar de la persona mayor. En esta entrada, exploraremos cómo afrontar la consulta geriátrica, cómo prepararte para obtener la información necesaria y las preguntas clave que deberías hacer al geriatra para brindar un cuidado óptimo.

Cómo afrontar una consulta médica para una persona mayor

Afrontar la consulta geriátrica requiere una combinación de preparación emocional y organización práctica. Para evitar perderse información, bloquearse cuando estemos con el doctor, o sentirnos saturados, lo mejor es la preparación previa. Aquí hay algunos pasos que pueden ayudarte a enfrentar este proceso de manera efectiva:

Ten un papel activo:

Es importante entender que nuestra participación es importante dentro del ámbito médico de la persona mayor. Las observaciones, preguntas, el seguimiento que hagamos, etc., son valiosas para el geriatra y necesarias para el mayor.

Prepárate las preguntas:

Anota tus preguntas con anticipación para no olvidar nada importante durante la consulta. Esto te ayudará a abordar tus inquietudes y a obtener la información necesaria para brindar el mejor cuidado posible.

Revisión de la información previa:

Repasa la información médica relevante de tu ser querido antes de la cita. Esto incluye la lista de medicamentos actualizada, registros de cualquier síntoma reciente y cualquier cambio en el estado de salud general.

Registro de síntomas y cambios:

Mantén un registro de los síntomas o cambios en la salud de tu ser querido. Incluye detalles como la frecuencia, la intensidad y cualquier factor desencadenante. Esto proporcionará al geriatra una visión más completa de la situación.

Ten una comunicación abierta:

Durante la consulta, no dudes en compartir tus observaciones y experiencias como cuidador. La comunicación abierta y honesta es esencial para que el geriatra comprenda la situación de manera integral.

Aclara todas las dudas que puedas tener:

No temas hacer preguntas si algo no está claro. El geriatra está allí para proporcionar orientación y explicaciones detalladas. Asegúrate de comprender completamente las recomendaciones médicas y los pasos a seguir.

Colabora con el médico:

Muestra disposición para colaborar con el geriatra y el equipo médico. Expresa tu compromiso de seguir las pautas de tratamiento y participar activamente en el cuidado diario de tu ser querido.

Registra las recomendaciones que te proporcionen:

Toma notas durante la consulta para registrar las recomendaciones del geriatra. Esto te ayudará a recordar detalles importantes y facilitará la implementación de las sugerencias en la rutina diaria de cuidado.

Cuidado personal:

Recuerda cuidar de ti mismo. Afrontar la consulta puede ser emocionalmente desafiante, y es fundamental mantener un equilibrio emocional. Busca apoyo, ya sea de amigos, familiares o grupos de cuidadores.

Planificación tras la consulta:

Después de la cita, revisa tus notas y organiza la información recabada. Actualiza la lista de medicamentos según las nuevas indicaciones y establece un plan de acción para implementar las recomendaciones médicas en la rutina diaria de cuidado.

Al abordar la consulta con una mentalidad positiva y una preparación cuidadosa, podrás maximizar el tiempo con el geriatra y contribuir significativamente al bienestar de tu ser querido mayor.

Cuestiones importantes durante la consulta

Sabiendo qué cuestiones son importantes antes, durante y después de la consulta tendremos las ideas más claras. Nos permitirá afrontar la situación con más tranquilidad. Esto puede parecer evidente, pero cuando la persona mayor se muestra reacia, o nos enfrentamos con ellos a situaciones desafiantes, puede ser complejo.

Por ello, cuanta más información podamos recabar mejor podremos afrontar el día a día posteriormente. Además, cuando hay más de una persona encargada de los cuidados, esto se vuelve especialmente importante. Sean cuidadores familiares, profesionales o no profesionales, tener todos a mano e incluso escrita, la mayor cantidad de información posible, ayudará a trabajar todos eficazmente y en la misma dirección.

Por ello, veremos una serie de preguntas que nos puede ser interesante hacer a la hora de planificar la consulta:

Preguntas Clave para la Consulta:

  • ¿Podría proporcionarme una lista actualizada de todos los medicamentos que mi ser querido está tomando actualmente?
  • ¿Cuál es el propósito específico de cada medicamento en la lista y cuál es la dosis recomendada?
  • ¿Cómo debo administrar los medicamentos, y qué debo hacer si mi ser querido olvida tomar una dosis?
  • ¿Existen efectos secundarios comunes de los medicamentos, y cuándo debería contactar al médico sobre posibles efectos adversos?
  • En caso de olvido, ¿es seguro administrar la dosis olvidada junto con la próxima programada?
  • ¿Puede triturarse o dividirse alguna de las pastillas si es difícil para mi ser querido tragarlas?
  • ¿Hay señales específicas que debería conocer que indiquen la necesidad de atención médica urgente?
  • ¿Con qué frecuencia deberíamos programar visitas de seguimiento y qué pruebas adicionales podrían ser necesarias para monitorear la salud?
  • ¿Existen recomendaciones específicas para adaptar el entorno del hogar a las necesidades de mi ser querido?
  • ¿Hay cambios en el estilo de vida que podrían beneficiar la salud general?
  • ¿Cómo evaluar la salud mental y cognitiva de mi ser querido y qué estrategias podríamos implementar para apoyar la salud emocional y cognitiva?

Después de la consulta, organizar la información recabada es fundamental para un cuidado continuo y efectivo. Actualiza la lista de medicamentos, toma nota de las recomendaciones del geriatra y establece un plan de acción para abordar cualquier preocupación. Con esta información organizada, estarás mejor equipado para brindar un cuidado integral y colaborativo, trabajando en conjunto con el equipo médico para garantizar el bienestar de tu ser querido mayor.

Contáctanos

This contact form is deactivated because you refused to accept Google reCaptcha service which is necessary to validate any messages sent by the form.
© FundaciónFASS 2021 - Todos los derechos reservados