vivienda para ancianos

Es sabido que con la edad se pierde agilidad, reflejos y fuerza. A todos nos llega. Y es en los inicios de estos periodos de pérdida de movilidad y fuerza cuando es conveniente estar bien preparados para todo. Y entre los planteamientos a valorar está el acondicionamiento de las viviendas para personas mayores. Por qué y cómo adaptar una vivienda a un anciano, ya se encuentre solo o acompañado.

La adaptación de una vivienda a cualquier persona mayor depende de varios factores. Uno de ellos es la situación del edificio y de la propia vivienda. Las opciones que ofrece la casa y hasta qué punto se puede optimizar y reformar para poder amoldarla a las necesidades de una persona en edad avanzada con ciertas imposibilidades.

Por otro lado, esta adaptación del domicilio y comunidad también debe ajustarse al estado de salud de la propia persona. Con estado de salud nos referimos, en gran medida, al grado de movilidad e independencia de la persona. Cuanto más dependiente sea, más ayudas necesitará y adaptación requerirá una casa.

Adaptación del edificio

Un primer tramo para salvaguardar la integración de estas personas mayores dependientes es que su entrada a la vivienda sea lo más segura y asistida posible. Por ello, se requieren una serie de medidas que se ajusten a estas necesidades. Entre ellas, que la entrada al edificio cuente con rampas para el uso de sillas de ruedas y andadores.

De igual manera, es imprescindible poder hacer uso de un ascensor, o de sillas salvaescaleras mediante las que poder acceder hasta la planta donde se encuentra el piso. Unas entradas y salidas de edificios libres de barreras y con barandillas para mejorar la sujeción.

Adecuación de la vivienda para personas mayores

Una vez dentro de la vivienda, también es preciso tomar una serie de medidas que faciliten la habitabilidad y el transcurso de las actividades del día a día. Sobre todo, acondicionado a las necesidades particulares de cada caso y persona. La cuestión es: ¿Qué se puede hacer para acondicionar una casa a ancianos?

Para adaptar la vivienda para garantizar la máxima seguridad y confortabilidad hay que trabajar sobre todas las habitaciones de la casa. Entre los consejos básicos y que más van a influir y debes poner en práctica dada esta situación destacan los siguientes:

Eliminación de obstáculos en pasillos y habitaciones

Una de las cuestiones principales que provocan caídas es la acumulación de obstáculos -muebles u otros elementos-. Esto se soluciona realmente fácil con una distribución ordenada y espacios más abiertos que permitan poder acceder tanto andando, con bastón, con andadores o sillas de ruedas.

También ayuda en este sentido poder tener un suelo antideslizante que aporte seguridad en cada pisada, minimizando así los posibles tropiezos. Todo ello, con una buena iluminación en cada habitación.

Sistemas de movilidad

En este caso, dependiendo del grado de movilidad se requerirá de una serie de soportes de ayuda para mejorar tanto en los propios paseos por la casa, como en los paseos en la calle. Así, siempre se puede comprar o alquilar sillas de ruedas para mayores, andadores y otro tipo de ayudas. De esta forma se podrán mover con cierta libertad para cubrir todas sus necesidades, ya sea ir al baño, coger el teléfono o cualquier otra.

Adaptación de baños

Otra habitación en la que es necesario prestar atención a los detalles es en el baño. Sobre todo para acondicionar tanto los platos de ducha para conseguir la autosuficiencia necesaria para poder mantener la higiene diaria, así como en el lavabo o retrete a una altura adecuada.

Adaptación de dormitorio a personas mayores

Para adaptar un dormitorio a una persona mayor con una movilidad reducida, lo mejor es tener una cama ortopédica que se pueda graduar y mover mediante un mando para facilitar la salida y entrada de la cama. Evitando así sobreesfuerzos innecesarios.

Una cama ortopédica que recomendamos acompañar con un colchón antiescaras que evite que se creen rozaduras durante el sueño.

Problemas a evitar con estas medidas

Todos estos factores son los que van a ayudar que se mejore el bienestar de una persona mayor en su domicilio, bien sea solo, o acompañado de un familiar o asistente. Ya que, a estas edades avanzadas, cualquier lesión provocada por una caída, tropiezo o desliz doméstico puede provocar graves problemas de salud.

Con estas medidas se consigue paliar y minimizar accidentes como caídas, tropiezos, o frenar aspectos tan preocupantes como el sobre esfuerzo, la frustración del anciano o la dependencia extrema de la persona mayor hacia otros.